Obsesionario en Gris Mayor

¿A cuántas batallas?

martes, 2 de febrero de 2010

Sin mirar atrás

Sin nada nuevo que contar, más que anécdotas idiotas que suceden sin querer, y comentarios sosos que aburren a la larga, nuevamente estoy aquí vomitando palabras en una línea, una semana después de la última entrada.
Desafiando a la cotidianidad, escribo para ver si así el karma es bueno conmigo y encuentro algo que hacer. Y es que entre tantas cosas que se pueden hacer en vacaciones, encuentro la manera de no poder hacer ninguna.
Sin más remedio que buscar algo nuevo que me motive, voy escarbando en los lugares recónditos de mi mente y hallando algo que hacer. Entre las diversas opciones, están los libros de Cecelia Ahern, que sin duda se han quedado guardados en mi memoria.
Con ya solo unas que otras semanas de tiempo, me dispongo a buscar la felicidad, y no a tan solo esperarla al pie del cañón, sino a perseguirla hasta donde sea, incluso si vamos más allá de donde termina el arcoiris.
Sin nada más que decir y esperando siempre lo mejor, una última reflexión: con tantas preocupaciones que existen, la mejor solución es mantener la serenidad y solo eso, dejemos de pensar tanto... solo "me gustas y te gusto".

Escuchando: Pequeño Superman

0 comentarios:

Publicar un comentario