Obsesionario en Gris Mayor

¿A cuántas batallas?

martes, 9 de marzo de 2010

Montones de momentos

Puede que hasta vuelvan las malditas golondrinas, pero mi vida continúa con su curso específico, y al tiempo sigue sin importarle mi estado de ánimo, mis días felices y mis signos ortográficos.
Con la misma mentaildad de siempre, la de buscar la felicidad y no parar hasta encontrarla, he de entender, aunque sea por golpes y patadas, que uno no siempre consigue lo que se quiere. Pero también he de comprender, que hay que saber ganar.
Y aunque puede, que este otoño las estrellas pasen desapercibidas, sé que yo seguiré igual... y sé que el tiempo no me defraudará.
Sin mucho que relatar y narrar de mi vida, he llegado a descubrir que soy altamente desordenado y aunque no me orgullezca eso, sé que no es mi culpa, pues yo dejo todo en un lugar, tan solo no me acuerdo en qué lugar.
Sin nada más metafórico e idiota que decir, hasta el próximo martes.


Escuchando: Tenía tanto que darte

0 comentarios:

Publicar un comentario