Obsesionario en Gris Mayor

¿A cuántas batallas?

jueves, 27 de mayo de 2010

Conjugando

Soy una persona extraña, además de ser frío y calculador (infiero todo lo que podría salir mal y lo que no podría salir bien), me considero matemático empedernido, pues siempre sigo una serie de pasos para solucionar problemas y cuestiones, aunque sean muy simples; por último, soy de esos que prefieren una "biblioteca a una discoteca", como muy bien lo describiría Arjona.
En mi vida, se presentan curiosos casos, como por ejemplo, sueño muy poco, pero duermo mucho, ha de ser porque no tengo deseos reprimidos, o será simplemente porque me duermo muy profundamente.
Lo que quiero decir es que, mi vida está guiada por la ironía y, creo firmemente en la retribución, si yo hago bien las cosas, cosas buenas me pasarán.
Es algo que suena descabellado y poco creíble, pero es así como soy. Y ya empiezo a escribir como si estuviera defendiendo algo, es lo malo de aparentar ver la Ley y el Orden, aunque sea de paso.
No quería escribir una entrada justificando mi comportamiento, sino una en la que tuvieran la oportunidad de conocer más, al lunático que escribe palabras dementes unidas formando oraciones estrafalarias.
En fin, el amor para ser verdaderamente amor, supone enfrentar la realidad, dejar de pensar en tantas "noches estrelladas" y "pupilas azules" y ver a la persona que está a mi lado.

0 comentarios:

Publicar un comentario