Obsesionario en Gris Mayor

¿A cuántas batallas?

jueves, 27 de mayo de 2010

Conjugando

Soy una persona extraña, además de ser frío y calculador (infiero todo lo que podría salir mal y lo que no podría salir bien), me considero matemático empedernido, pues siempre sigo una serie de pasos para solucionar problemas y cuestiones, aunque sean muy simples; por último, soy de esos que prefieren una "biblioteca a una discoteca", como muy bien lo describiría Arjona.
En mi vida, se presentan curiosos casos, como por ejemplo, sueño muy poco, pero duermo mucho, ha de ser porque no tengo deseos reprimidos, o será simplemente porque me duermo muy profundamente.
Lo que quiero decir es que, mi vida está guiada por la ironía y, creo firmemente en la retribución, si yo hago bien las cosas, cosas buenas me pasarán.
Es algo que suena descabellado y poco creíble, pero es así como soy. Y ya empiezo a escribir como si estuviera defendiendo algo, es lo malo de aparentar ver la Ley y el Orden, aunque sea de paso.
No quería escribir una entrada justificando mi comportamiento, sino una en la que tuvieran la oportunidad de conocer más, al lunático que escribe palabras dementes unidas formando oraciones estrafalarias.
En fin, el amor para ser verdaderamente amor, supone enfrentar la realidad, dejar de pensar en tantas "noches estrelladas" y "pupilas azules" y ver a la persona que está a mi lado.

lunes, 17 de mayo de 2010

Recordando a oscuras

Un mes con muchos feriados hace que me dedique más, a pasar menos tiempo ocupado, en síntesis, he estado más ocioso que de costumbre, por lo que he encontrado tiempo suficiente para poder ver la definición de varias ligas y campeonatos de fútbol.
Si han notado que mis últimos posts han sido de fútbol o tienen mucho contenido de él, compréndanme, el mundial está a la vuelta de la esquina, y ya hasta he sacado mis temperas de color rojo, blanco y azul para demostrar con más fervor mi fanatismo.
En calles de ilusiones y completamente perdido, sin tácticas ni estrategias, he decidido a no apartarme de lo que a mi corazón le gusta, creo que por un momento, éste ha tomado mejores decisiones que el órgano de arriba, o a lo mejor todo se ve más lindo y bello, y por supuesto, notar las consecuencias se hacen menos visibles cuando uno lo hace sin tener en cuenta a la razón.
También, me he dado cuenta, que el mundo conspira sutilmente para que todo suceda por una causa, o han de ser las leyes físicas, en fin, el punto es que no hay necesidad de ser infeliz, como decía en entradas anteriores: "me dispongo a buscar la felicidad", y creo que seguiré con esa filosofía.
Terminando y sin nada más metódico y sistemático que decir, existe una frase buena:
"Si tu problema no tiene solución por qué te preocupas y si tiene solución para qué te preocupas".
Escuchando: El Che y los Rolling Stones