Obsesionario en Gris Mayor

¿A cuántas batallas?

viernes, 25 de junio de 2010

Bailando al compás

Sí, hay que admitirlo el Mundial es adictivo, sólo un juego y ya uno queda hipnotizado y esclavo de sus seductores partidos. Aunque, hay que destacar que hay mucha rimbonbancia y poco juego bonito.
Es realmente hermoso, como el mundo confabula para que todo ocurra siguiendo un orden específico, ha de ser porque esta "armoniosa armonía" tuvo que ser ideada y estructurada por alguien omnipotente, omnisciente, omnipresente y omnibenevolente... Superman.
Lindos días se avecinan, pues los exámenes han cesado y el panorama se ve favorable, con algunas que otras lluvias dispersas y chubascones aislados.
Entre matemáticas y agosto poty, he descubierto que no sirvo para el fútbol, soy jugador de máximo cinco minutos, luego mi corazón necesita resucitación para poder hacer una sístole en buenas condiciones.
No sabiendo que hacer, y con pretensión y afán de inmortalidad, me he decidido a aprovechar mi tiempo libre, sé que casi siempre mi meta es ésta, pero ahora lo digo con más convicción.
En tiempos como éstos, en donde el tiempo no me condiciona ni me limita, intentaré componer unas que otras músicas, o musicalizar unas que otras composiciones. Con algo más que decir, pero con miedo a encontrarte...

Escuchando: Amarte en Primavera