Obsesionario en Gris Mayor

¿A cuántas batallas?

jueves, 20 de enero de 2011

Resumiendo

Hoy, hace un año que vengo escribiendo en Georgia. Que voy entre suspiros sinfines, escribiendo palabras inconexas pero unidas por una misma pasión, aquella que hasta en sueños se manifiesta, y más inmensa se hace sin su voz.
Después de haber escrito 28 entradas, 29 con ésta, me pregunto si sirvió de algo, y aunque sé bien que la función principal de este blog era no pensar tanto en el presente y mirar un poco más allá, la nostalgia tira fuerte y triunfa sin demasiada oposición.
Y sí, sirvió para poder crecer en términos de idiotez. Pues, hoy pienso y luego vuelvo a pensar, para que así existir sea más divertido. Y sólo hoy puedo afirmar que sólo sé, que sólo ya no lleva acento, pero debería.
Entre lágrimas de plástico azul y pensando seriamente en comprar pastillas para no soñar, es buen momento para recomendar a aquel que a sus cincuenta y once, sigue por el boulevar de los sueños rotos... Joaquín Sabina.
Guiñándole un ojo a Mercurio, ya que una madrugada del 20 de enero, sólo él es capaz de levantarse para decir aquellas inútiles palabras de amor, que rara vez no funcionan, valga la ironía.
Primer amistoso, con sus nuevas incoroporaciones y además televisado... que más se puede pedir.

Escuchando: 20 de Enero