Obsesionario en Gris Mayor

¿A cuántas batallas?

miércoles, 23 de febrero de 2011

Cada noche, con Amor

Este sentimiento que lleva dos acentos y lentamente destruye de a poco todas mis neuronas que alguna vez fueron felices solas, inquieta a mi ser y no queriendo ser discriminativa, afecta y ataca a todos los sectores.
Con ocasión de poder ver más de cerca a la Luna en todo su esplendor, mi valentía ha hecho acto de presencia y sorprendiéndome incluso a mí, ha dejado bien en claro que lo mío son las matemáticas. Pero, qué importan las miles de ecuaciones, si con tan sólo verla sonreír me basta para poder respirar.
Yo sobrevivía sin ella.
Ahora ya no. Así como la Circunferencia necesita de Radio y Centro para poder existir, mi Corazón necesita de Ti para poder latir.
Ya no sonríen las mañanas. Las clases han empezado. Aún así...
Mi eternidad por un quizás.

Viendo: Ángeles fuimos

lunes, 7 de febrero de 2011

Sería más feliz

Aquel vislumbre de intrepidez y valentía que solía aparentar tener mi corazón, se ha fugado; las ilusiones y las esperanzas han desaparecido completamente, algo se muere en mi alma, pues una amiga se va.
El fatalismo invade mis neuronas, y la felicidad que aquel ayer me embargaba plenamente, hoy se ausenta y toma día libre.
La melancolía prepara su venganza y conspira en silencio, esa amante rencorosa y llena de celos que aceptaba sin decir palabra alguna mi affaire con la mencionada felicidad, hoy ya no tan amorosa busca revancha.
El desasosiego con más fuerzas que nunca, espera el momento perfecto para decir presente y así sentenciar de una vez por todas, la cruda verdad.
La nostalgia está a la vuelta de la esquina, acompañada y de la mano con la añoranza, no vienen preparadas, pero puedo asegurar que se aclimatarán pronto a la nueva situación.
Aquel penúltimo atardecer se encuentra cada vez más cerca.
Las clases comienzan en una semana.


Escuchando: Verte Sonreír